5 consejos para el día de tu boda

La novia y el novio pueden ser las estrellas de su gran día, pero en la recepción se espera que el padrino, el padre de la novia y otros miembros de la fiesta de la boda den un discurso. Mientras tanto, muchas novias modernas – incluyendo la Duquesa de Sussex – optan por romper la tradición y dar sus propios discursos. Mira estos complementos para novias!

Tome algunas notas. No lo improvises.

No hay que avergonzarse de escribir el brindis exactamente como lo dirías y luego practicar su entrega «natural», mirando las cartas de vez en cuando. Un brindis debe tener una introducción de bienvenida «suave» y un final «emocional/feliz». Sé preciso con los datos que necesitas para comunicarte, como el nombre de la dama de honor y la abuela del novio que estaba demasiado enferma para viajar.

Conoce a tu público

Piensa en quién está en la habitación y en la cantidad de detalles que la gente necesita saber. Guarda las historias sucias e incriminatorias para la gente que las adorará en el bar después. En vez de eso, dale a la gente detalles ligeros de cómo se conocieron. No dejes que tu brindis se convierta en una gigantesca broma que sólo unas pocas personas entienden. Un brindis debe ser atractivo para todos, ser inclusivo y unir una habitación, incluso si lo hace un poco soso.

Siempre comprueba que la gente pueda oír

No importa lo bueno que sea este brindis, los invitados no podrán oír si murmuras a 200 palabras por minuto. Durante tu preparación, encuentra un lugar un poco privado donde puedas pronunciar palabras y practicar una voz un poco más grande que la de la vida. Un brindis, nos guste o no, implica ser un poco teatral y ser el centro de atención. Acéptalo. Disfrútalo. Nota: no tengas miedo de preguntarle a la gente a mitad del brindis si pueden oírte en todas las partes de la habitación.

Cómo añadir humor y conseguir una risa

Una opción segura para la diversión es una ligera burla a la persona por la que estás haciendo un brindis. Piensa en cosas tontas que hagan sonreír a la habitación. Trae a colación eventos divertidos en los que fueron idiotas pero adorables. Cualquier historia divertida sobre alguien debe ser contada siempre con una gran dosis de amor. Este no es un lugar para ajustar cuentas o regañar a nadie. Ben recomienda: «Intenta tus chistes con alguien primero, como un amigo de confianza que te dé una opinión honesta».

Declarar lo obvio

Sí, todo el mundo puede haber dicho que la novia y las damas de honor se ven hermosas y su madre debe estar orgullosa y el novio es un hombre afortunado. Pero, a la gente le encanta que se le mencione y se le rinda homenaje. ¡No cortes todas las sutilezas del brindis porque las encuentras aburridas y quieres más tiempo para contar tus chistes! Hazlo bonito. Haz que los demás se sientan bien. La gente suele estar un poco borracha y emocionada a estas alturas y les encanta oír los elogios. Tedbets dice: «Haz que la pareja feliz sea el centro del discurso y no lo uses como plataforma para quitarle el micro al novio».

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*