Cómo establecer objetivos educativos con iPads en el aula

Para utilizar eficazmente los iPads para la educación, debe considerar los iPads para el aula en el marco de los objetivos educativos y de aprendizaje que abordan las necesidades de nuestra sociedad en rápida evolución. El simple hecho de añadir una dosis de tecnología a la mezcla educativa estándar puede no ser suficiente si esa tecnología se utiliza para reforzar objetivos y prácticas educativas obsoletas.

Los antiguos modelos de entrega de contenidos y de enseñanza frontal (dar conferencias desde el frente del aula) no responden a las necesidades cambiantes de una sociedad en la que la información está disponible de forma gratuita e instantánea, y en constante cambio. Si usted está utilizando iPads en su aula, considere estos objetivos educativos:

  • Reemplazar la memorización de memoria con habilidades reales como el pensamiento crítico, la comunicación y la creatividad. Después de todo, la gran mayoría de los contenidos pueden ser fácilmente accesibles en cuestión de segundos en la mayoría de los dispositivos móviles. ¿Qué haces cuando quieres saber algo? ¡Lo buscaste en Google!
  • Aprender a navegar por la jungla de la información: Hoy en día, el contenido y la experiencia están disponibles en línea en abundancia. Hay tanta información disponible que se necesitan nuevas prioridades educativas para ayudar a los estudiantes a navegar por los vastos volúmenes de contenido. Los conocimientos básicos de información ayudan a los estudiantes a acceder, organizar, filtrar, evaluar y utilizar la enorme cantidad de información disponible en línea.
  • Trabajar en grupo (porque no hay «yo» en el trabajo en equipo): Vivimos en una sociedad global emergente, y el desarrollo de habilidades de colaboración -la capacidad de trabajar eficazmente en equipo- supera las demandas tradicionales de que los estudiantes se queden quietos, escuchen y trabajen sólo por su cuenta.
  • Incorporación de la alfabetización multimedia: El texto sigue siendo un medio importante para transmitir información, pero los multimedia se están convirtiendo en el lenguaje de las nuevas generaciones, y su uso debe fomentarse en las escuelas.
  • Diciendo adiós a la mochila de 30 libras: En los grados superiores, la mayoría de los cursos se imparten y estructuran en torno al uso de un único libro de texto, a menudo uno que se imprimió hace varios años. Esto contrasta con un mundo en el que las noticias y la información están siempre actualizadas y disponibles desde una amplia variedad de fuentes y perspectivas.
  • Llegar más allá de las paredes de la escuela: La escuela sigue siendo el eje central del aprendizaje, pero la tecnología nos permite estar constantemente conectados. El viejo modelo de aprendizaje dentro de los confines físicos de un aula o de un campus escolar está siendo completamente redefinido. En la era de Internet, el aprendizaje puede ocurrir en cualquier lugar y está disponible bajo demanda.
  • Mantenerse flexible: La instrucción y el currículo necesitan adaptarse constantemente a la nueva información, tecnologías e intereses.
  • Instrucción y evaluación diferenciada: Algunos estudiantes son grandes procesadores auditivos. Explícales algo una vez y lo entenderán. Otros necesitan sentarse y leer. Muchos estudiantes se inclinan hacia modos más visuales de aprendizaje. La tecnología ofrece opciones para la instrucción diferenciada y formas alternativas de evaluación, lo que nos libera de un modelo de enseñanza de «talla única».
  • Limitar la enseñanza frontal: Las nuevas tecnologías puestas en las manos de los estudiantes los empoderan para investigar, explorar y crear. El uso de la tecnología puede y debe llevarnos de modelos de educación frontales y de entrega de contenido a prácticas de aprendizaje más centradas en el estudiante, basadas en el descubrimiento y en la interacción.
  • Nuestro objetivo debe ser siempre desarrollar estudiantes que sean independientes, aprendices de por vida que puedan continuar prosperando en una sociedad de cambios rápidos y continuos. El iPad está bien equipado para afrontar este reto educativo:

  • Aprender sobre la marcha: Un iPad pesa menos de una libra y media, y se adapta bien al objetivo de la educación «en cualquier momento y en cualquier lugar». Además, con hasta diez horas de duración de la batería, puedes cargar tu iPad durante la noche, y está disponible durante todo el día.
  • Relajarse y relajarse: Usa tu iPad de cualquier manera que te resulte cómoda: sentado, de pie o acostado. No hay molestas pantallas verticales que formen una barrera entre profesores y alumnos. Se transmite fácilmente cuando se usa en un grupo.
  • Encendiendo, sintonizando: El iPad se enciende con un simple toque de botón. No tiene que esperar mucho para que empiece a funcionar y no tiene que iniciar sesión para utilizarlo, por lo que puede integrarse sin esfuerzo en cualquier actividad dentro o fuera del aula. Acceda a cualquier sitio web, busque cualquier información, anote notas y citas, todo en cuestión de segundos.
  • Tocar y deslizar es tan fácil como el A-B-C: Los niños pueden acceder fácilmente a la interfaz multitáctil del iPad. Después de todo, crecemos manipulando el mundo que nos rodea tocando directamente los objetos: Los recogemos, los movemos, los abrimos y los usamos. Una computadora que utiliza el contacto directo con su interfaz es una extensión natural de ese proceso.
  • Acceder a la biblioteca al alcance de la mano: Puedes comprar, descargar y leer libros electrónicos desde iBooks y otras aplicaciones de lectura de libros en tu iPad. Cambie la pantalla para que se ajuste a sus gustos o preferencias de lectura. Resalta o subraya texto, toma notas, busca una definición de palabra y busca cualquier cosa en el libro… incluso usa la función VoiceOver para que te lean el libro.
  • La iBookstore de Apple ahora también incluye libros de texto digitales con contenido interactivo y constantemente actualizado de las principales editoriales.

  • En resumen, la tecnología capacita a los estudiantes para desarrollar habilidades de aprendizaje independientes que son esenciales para el éxito en la sociedad actual. Además, varias aplicaciones están diseñadas específicamente para personas con necesidades especiales de aprendizaje, como las que tienen una visión limitada o habilidades motoras.
  • Enfocarse en el aprendizaje centrado en el estudiante para obtener resultados listos para usar: El poder de usar iPads en la educación se revela cuando se ponen en manos de los estudiantes y aflojamos las riendas de la educación. La magia de usar la tecnología en la educación es cuando se les da a los estudiantes la oportunidad de usarla de manera innovadora para producir resultados creativos que nunca predijimos.
  • Leave a Reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    *